domingo, 20 de abril de 2014

Ante desborde de pacientes abrirán turnos por la tarde en los hospitales públicos

El drama de las citas. Desde mayo se ampliarán los turnos inicialmente en tres nosocomios de Lima: el Arzobispo Loayza, el Sergio Bernales y el Dos de Mayo.
 
Carlos Contreras Chipana


Es mediodía del miércoles. "¡Tenga paciencia, hombre!", exclama don José Carrasco tratando de calmar los ánimos desde el quinto lugar de la cola. El hospital Arzobispo Loayza soporta un día como cualquier otro, en el Cercado de Lima: en sus antiguos ambientes los ciudadanos que buscan la cura de sus males luchan por conseguir una cita en las ventanillas.
No importa si sus boletos indican que su atención tendrá que esperar días, semanas o meses. "Es la única manera de hacerse ver, ¡hombre! Ya te lo dije, nos van a atender, pero en unos meses todavía”, refunfuña el septuagenario paciente.
En esos mismos ambientes afrancesados, los médicos viven su propia odisea: tratan de atender a todos ellos, aunque a veces no se puede.

Sobredemanda y fallas

El Perú afronta un gran problema. Y es ya común vivir con hospitales públicos que colapsan por la sobredemanda en el país. Según ex autoridades del Ministerio de Salud esta situación se empezó a agudizar diez años atrás cuando no se priorizaron medidas ante el incremento de población y la expectativa de vida. "¡Cada vez se vive más, pero no hay muchos hospitales y si los hay, desbordan!", indica uno de ellos.
Es así que el sector Salud afronta una creciente demanda insatisfecha, falta de médicos especialistas, así como un déficit de equipamiento e infraestructura. Y la población aguanta lo más que puede ...

En la fila de pacientes, Miriam Vargas, de 40 años, también trata de apaciguar a la gente que intenta meterse de repente. "Orden, por favor", levanta la voz. "Esto es de todos los días. Si no alcanzas ese bendito papelito tienes que rogarle al médico para que te dé uno adicional", narra indignada. Su hijo de 17 años sufre una enfermedad crónica y su único respaldo es el Sistema Integral de Salud (SIS).
Desde hace tres años, Miriam tiene que hacerlo revisar por el área de emergencia si no quiere que empeore. Es la vía más rápida. La próxima cita que tiene en la mano está programada para mayo.
De acuerdo con un reporte del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI), el 30 % de peruanos no está afiliado a un seguro de salud. En Lima y siete provincias, los mal llamados Hospitales de la Solidaridad (SISOL) han acogido a esa demanda insatisfecha. En el 2013, esta red de 38 puestos de salud registró más de 11 millones de atenciones. Su éxito se debe a su rápida intervención. Aunque para los críticos deben dejar de funcionar en un container.

A fines del 2012, el Ministerio de Salud tomó una medida para disminuir la gran demanda de pacientes que llegan a los hospitales públicos. A través de un convenio se estableció que los afiliados al SIS podían ser atendidos en los centros de salud del SISOL. Un año antes, el mismo sector implementó el Sistema de Atención Móvil de Urgencia (SAMU). Este mecanismo consiste en una línea telefónica gratuita (106), que responde cualquier tipo de emergencias que pueden ser solucionadas en casa. Funciona las 24 horas del día y aún no es muy conocida por la población.

A reforzar las postas

El doctor Juan Villena Vizcarra ha dejado de ser decano del Colegio Médico del Perú. En estos últimos años, según él, no se le ha dado la importancia que se debe a la atención primaria de salud (postas y policlínicos). “Si estos centros no funcionan como una red de contención los pacientes van a seguir yendo de frente a los grandes hospitales", sostiene.
"SERVICIOS AGOTADOS EN ABRIL: Endocrinología, Cardiología, Angiología. Consultar disponibilidad en informes". Este aviso está pegado en las ventanillas 1 y 3 del Loayza. Inocente Barboza, de 44 años, lo acaba de leer y se lamenta.

Minutos antes se había acercado abriéndose paso entre la muchedumbre. Ya estaba confundido. El viaje en bus desde Cajamarca la noche anterior ya  lo estaba venciendo y sus esperanzas se esfumaban con el pasar de las horas.
En los pasillos del hospital Sergio Bernales conocido como “Collique”, en Comas. Pablo Bao Agüero viene tratando un problema al hígado. “Acá te dan una fecha. ¡Lo tomas o lo dejas!”, cuenta en la cola que se ha formado a las nueve de la mañana de jueves. En este nosocomio, como en los demás del país, el personal de salud trabaja solo un turno que empieza a las 7 de la mañana y termina a la 1 de la tarde. Muchos se pasan del horario y aun así el número de citas no se reduce.

Turnos por la tarde

El ex ministro de Salud, Óscar Ugarte, es ahora jefe del Instituto de Gestión de Servicios de Salud y anuncia que a partir del otro mes se ampliarán los turnos, inicialmente, en tres hospitales de Lima. Es decir, habrá turnos tarde en el Arzobispo Loayza, el Sergio Bernales y el Dos de Mayo. Eso sí, aclara que no será en todas las áreas sino en aquellas donde la demanda no logra ser atendida.
Los turnos tarde tendrán 4 horas adicionales, dependiendo de la necesidad de cada nosocomio. “Se podría atender a cuatro pacientes por hora”, explica Ugarte. Ese martes que nos da la entrevista, los funcionarios del Minsa estaban reunidos. El objetivo era establecer en qué hospitales regionales se ampliarían también los turnos.
Ese mismo día, por la mañana, Delia Guzmán Zavaleta se preparaba para ir a conseguir una cita para el área de Ginecología. Llevaba su almuerzo. El día iba ser largo.

En consultorios

El horario de atención se incrementará no solo en consultorios de los hospitales nacionales sino también en los institutos especializados de la capital como el Instituto Nacional de Rehabilitación y el Instituto Nacional de Oftalmología, entre otros, donde el horario diurno tiene gran demanda.
 La ampliación del turno tarde cuenta ya con un presupuesto para el pago a los profesionales de la salud que trabajarán horas extras.
La implementación en otras ciudades del país depende de los gobiernos regionales, ya que se ha descentralizado el sector.

En cifras

289 dólares al año gastan los peruanos en salud, según la Cámara de Comercio de Lima. Antes se gastaba 258.
800 dólares anuales suelen gastar los chilenos y argentinos, según cifras del Banco Mundial.

http://www.larepublica.pe/20-04-2014/ante-desborde-de-pacientes-abriran-turnos-por-la-tarde-en-los-hospitales-publicos 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada