viernes, 30 de diciembre de 2011

Joven padece grave elefantiasis en medio de la extrema pobreza

Fuerza. En medio de la pobreza sus vecinos le dan apoyo, pero requiere tratamiento.
Fuerza. En medio de la pobreza sus vecinos le dan apoyo, pero requiere tratamiento.

Ayuda humanitaria. En Jicamarca vive Gimo Quinchuya. Sufre de un tumor que se apodera de su rostro rápidamente y pone en riesgo su vida por las frecuentes hemorragias. Sobrevive de la caridad de sus vecinos y necesita dinero para tratarse.

Carlos Contreras C.

Cada mañana que despierta, Gimo Quinchuya Asencio, de 31 años, sale apresurado de su rústica vivienda para asegurarse de que lo que vive a diario es solo una terrible pesadilla.
Se pega un pellizco al darse cuenta de que no es así y que la realidad es otra: mira al cielo gris de Lima con dificultad como pidiéndole al Todopoderoso que no lo desampare en esta penosa situación que está atravesando. "Soy muy creyente y no me daré por vencido", cuenta. Aunque se siente extraño y muy solo. Eso es lo único que lo derrota y lo tumba.

Este joven llegó al centro poblado de Jicamarca, hace siete meses, desde su natal Chanchamayo cargando consigo el indignante e incomprensible desprecio de su familia que le dio la espalda en el momento más crítico de su vida.
"Ellos me miraban diferente. Me encerraban y me trataban como si yo fuera una cosa. Eso me dolía y aún me duele cada vez que lo recuerdo", explica Gimo, quien sufre de una extraña enfermedad que lo está matando por dentro. Se trata de un tumor que pesa más de dos kilos y medio que ha empezado a apoderarse de su rostro desde que era niño.
"Mi cara era como la de todos. Me miraba al espejo sin sentir vergüenza de mí. Luego, de un momento a otro, me empezaron a salir unos granitos en la parte izquierda de mi rostro. En unos años crecieron más. Ahora mírame", narra sentado sobre una piedra.

A este raro mal lo denominan Elefantiasis de Pello Arozena, un síndrome caracterizado por el aumento enorme de algunas partes del cuerpo, especialmente de las extremidades inferiores y de los órganos genitales externos.
Un trastorno genético del sistema nervioso que afecta al desarrollo y crecimiento de los tejidos de las células y que ha distorsionado por completo sus facciones y causado severos problemas respiratorios y de habla.

En el 2008, decidió abandonar su pueblo de Junín y llegó a Chosica. Empezó a vender golosinas en los mercados y plazas. Sin embargo, cada día que pasaba su rostro se desfiguraba más. No llegó a visitar a un especialista y todo se complicó al punto de sufrir de severas hemorragias.
Fue así que decidió tomar un camión y junto a un amigo llegó a la capital, en busca de ser atendido y recuperar sus sueños de ser alguien en la vida: poder formar una familia.

Necesita operación

Desde hace tres meses no sale a vender sus caramelos. "No es que no quiera, sino que el tumor ya no me permite realizar eso", explica con dificultad mientras aguanta el llanto.
Ahora vive de la caridad de sus vecinos, quienes lo atienden durante el día. "Nos da mucha pena. Ante todo somos seres humanos y por eso lo ayudamos, en medio de todas nuestras posibilidades", cuenta Marisol Ordóñez, una vecina del sector Pradera de Jicamarca, una arenal envuelto de cerros e invadido de precarias casas.

Luego de algunos minutos de haberme recibido, ingresa a un espacio de cuatro esteras con un techo cubierto de plástico. Va acompañado de un vecino. En esa larga espera, escuchamos gritos de dolor. Pregunto "¿qué pasa?" y me responden que Gimo acaba de sufrir una fuerte hemorragia. "Ha sido atendido y los especialistas responden que urge extirparle el tumor. Es una operación muy costosa y peligrosa", narran.

Un fuerte viento resopla sobre nosotros y levanta polvo: la indignación y tristeza se refleja en sus ojos. Solo busca tener una mejor calidad de vida.
Usted puede apoyar a Gimo llamando al 971015504. Le responderá Marisol Ordóñez. Esta noble mujer lo contactará con Gimo Quinchuya.

La historia de un hombre elefante 

Joseph Carey Merrick nació en Leicester, Inglaterra, el 5 de agosto de 1862 y falleció en Londres el 11 de abril de 1890. Este hombre se hizo conocido en la historia como "El hombre elefante", debido a las terribles malformaciones que padeció desde los dieciocho meses de edad. Pese a su desgraciado mal, afrontó la vida con carácter dulce y educado. Siempre mostró una inteligencia superior a la media.

En 1980, se presentó The elephant man, una película estadounidense basada en la vida de Joseph Merrick. El filme fue dirigido por David Lynch y se rodó en blanco y negro. Fue un éxito crítico y comercial, y recibió ocho nominaciones a los premios de la Academia de las Artes y las Ciencias, incluyendo a mejor película en 1981.
El maquillaje del actor principal del filme fue tan convincente que creó una nueva categoría de Mejor Maquillaje para los Oscar.

Claves

Definición. Se denominan enfermedades raras a aquellas que afectan a un número limitado de personas con respecto a la población general. Se estima que en la actualidad existen entre 5.000 y 8.000 enfermedades raras diferentes que afectan al 6% y 8% de la población mundial en total.
Caso extremo. Huang Chuncai nació en 1977 en China y sufre un caso extremo de neurofibromatosis en la cara, mejor conocida como el Síndrome del Hombre Elefante, que ha distorsionando por completo sus facciones y causó severos problemas respiratorios. Recibió dos operaciones que lo han ayudado. Aún sigue en tratamientos.

La Republica

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada