viernes, 25 de noviembre de 2011

Ola de feminicidios sacude el país

Esta vez, el asesino sería el esposo y padre de las víctimas. (Foto referencial)
Esta vez, el asesino sería el esposo y padre de las víctimas. (Foto referencial)
Cadáveres fueron hallados ayer en vísperas del Día de la No Violencia contra la Mujer. Frorence Irene Arias y sus niñas murieron acuchilladas.
Óscar Chumpitaz C.

Hoy se celebra en todo el mundo el Día de la No Violencia contra la Mujer, pero precisamente ayer ocurrió un crimen escalofriante que otra vez sacude nuestra sociedad. Un asesinato en el que el esposo de Frorence Irene y padre de las pequeñas es el principal sospechoso.
Todo apunta a él, según afirman efectivos policiales que ayer, pese a lidiar casi a diario con crímenes atroces, se vieron conmocionados por la terrible escena que encontraron en la casa tienda de la humilde familia ubicada en Santa Eulalia.

Frorence estaba muerta y sus dos hijas también. Alguien las acuchilló con crueldad y huyó. En horas de la mañana, los cadáveres fueron encontrados regados en el piso del predio.
Frorence Irene Arias Huata (27) soportó maltratos e infidelidades durante años. Sus niñas también. Estaba harta, no toleraba vivir más tiempo con Nereo Roberto Huamalí Vargas y hace unos días le pidió que se marchara.

La noche del lunes, el cocinero regresó “para pedirle perdón”, pero la joven lo rechazó, según contó Zoraida Andrea Arias Huata, hermana y tía materna de las víctimas, quien fue testigo de aquella escena.
Ella fue la última persona que las vio con vida. En cierto momento, sin imaginar que el conflicto terminaría en un baño de sangre, se marchó dejándolas a merced del presunto homicida.

Las buscaron dos días

El martes cuando retornó al restaurante, encontró la puerta enrollable asegurada por fuera, con candado. “Pensé que se habían ido de viaje”, aseguró. Al día siguiente volvió y todo estaba igual.
En ese instante empezó a tener un mal presentimiento. Ayer se armó de valor y acudió a la comisaría del sector para sentar la desaparición. Llevó a dos policías al restaurante Jade y Kadi, ubicado en el kilómetro 38 de la Carretera Central, en la zona de El Palomar y, apenas descerrajaron la puerta, confirmó sus peores temores.

Los cadáveres de Frorence Irene Arias Huata, de 27 años, y de las pequeñas Rouss Jade y Kadi yacían sobre el piso, cubiertos con frazadas. Peritos en criminalística aseguraron que tenían al menos 72 horas de muertas.
“Las tres han sido acuchilladas en el abdomen”, indicó la fiscal Ana María Cubas Longa. El jefe de la División de Homicidios, coronel Miguel Canlla Oré, confirmó esa versión. “Vamos a capturar al asesino”, aseguró.

El caso conmocionó a los pobladores de ese distrito de Huarochirí por la magnitud del acto criminal y porque las denuncias contra el agresor debido a los actos de violencia y abuso sexual nunca fueron tenidas en cuenta.

Un crimen que pudo evitarse

Frorence Irene había sorprendido el año pasado a su esposo cuando ultrajaba a su hermana Luz A. H., quien entonces tenía 16 años.
“Este crimen se habría evitado si lo hubieran detenido”, dijo Troyano Alfonso Arias, padre y abuelo de las víctimas. El abuso sexual fue cometido en Ulcumayo (Huancayo), pero la denuncia fue presentada ante la Segunda Fiscalía de Chosica.

Hace 14 días la hermana de Frorence, Luz A.H., dio a luz un niño que Nereo juró firmar como su hijo. Su esposa se había negado. Nereo entonces mostró su carácter violento. Hubo varias denuncias que no fueron escuchadas.
Estos hechos colmaron la paciencia de la comerciante, quien decidió terminar con la relación, tras 4 años de matrimonio. Nereo trabaja como ayudante de cocina en un chifa de San Borja. Hoy es intensamente buscado.

Un lugar violento para las mujeres

Para llamar la atención sobre la violencia de género en Lima, el Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán realizó ayer un pasacalle por el Centro de Lima. En él se dio a conocer cuáles son las avenidas más peligrosas para las mujeres.
“Se trata de hacer un mapeo de las zonas más violentas del sector. En este caso, son los jirones Cañete y Dansey, también Rufino Torrico y Larrabure, donde hemos detectado prostíbulos clandestinos, hostales donde se ejerce la prostitución”, explicó Zadith Vega, abogada del programa de Derechos Humanos de Flora Tristán.
”San Juan de Lurigancho es el distrito más violento para las mujeres (zona de Huáscar y Bayóvar), seguido de Villa El Salvador (zona de Chanchería), por sus índices de violencia familiar, sexual y de prostitución”, señaló la especialista.

Análisis

“Es urgente frenar el feminicidio”

El atacante de una mujer en estos casos suele tener un perfil de crueldad, es celópata, tiene celos que generalmente son infundados, tiene pocos escrúpulos y es machista. El promedio de edad de los que presentan este tipo de perfil está entre los 25 y 33 años.
Este machismo se refleja, por ejemplo, en no dejar que la mujer vea a otros hombres, controlarle los tiempos o revisarle el celular.

Puede ser un sujeto que creció en un ambiente de desconfianza e inseguridad o que está repitiendo conductas de maltrato hacia la madre. Por otro lado, la mujer víctima tiene un perfil totalmente opuesto, son como la llave y la cerradura.
Ella es sumisa, poco afectiva y con tendencia al suicidio. Por ello, es urgente frenar esta situación y lograr que desde niños se pueda reconocer y prevenir este problema y tener un trabajo sostenido con las familias.

La Republica


Cinco casos de feminicidio (Arequipa)

20 niños quedaron sin madre.
20 niños quedaron sin madre.
Este año, mayoría de víctimas oscila entre los 26 a 35 años. Lima registra el 41% de casos.
Deimar Alvis. Arequipa.
Arequipa ocupa el segundo lugar con mayor ocurrencia de casos de feminicidio después de Lima. Según las estadísticas del Centro de Emergencia Mujer, en el presente año en la ciudad se han producido cinco casos de feminicidio, cifra que representa el 8% a nivel nacional. La capital con 23 víctimas, obtiene el 41% del total de casos. La institución señala que a nivel nacional, de enero a setiembre, se registraron 61 muertes de mujeres atacadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada