domingo, 18 de diciembre de 2011

El cáncer se puede evitar con un ligero cambio en la alimentación

Reajustar los hábitos nutricionales así como disminuir el consumo en exceso de alcohol y tabaco, son elementos claves para disminuir los diágnosticos de cáncer.
El sedentarismo en los trabajos y la poca activida física también son factores de riesgo para el desarrollo de la enfermedad.

Un estilo de vida disciplinado en cuanto a alimentación y ejercicio se refiere, podría prevenir la presencia de cáncer en las personas de acuerdo con un estudio realizado por el 'British Journal of Cancer'.
El informe detalla que el 42, 7 por ciento de los casos en los pacientes que estudiaron pudieron haberse salvado de la enfermedad con recetas tan simples que no incluyen el tabaco y sí recomiendan hacer ejercicio, beber menos alcohol y comer más frutas y verduras.

El análisis estuvo apoyado por el Cancer Research UK del Reino Unido y resultó prometedor para disminuir el número de diagnósticos de cáncer en un año el país.
"Muchas personas piensan que el cáncer se debe a factores genéticos o al propio destino y que es cuestión de suerte el contraerlo o no contraerlo", afirmó el epidemiólogo Max Parkin, de la Universidad de Londres.
"Mirando a la evidencia parece claro que por lo menos el 40 por ciento de los cánceres son causados por cosas que tenemos el poder de cambiar", replicó sus palabras el diario 'The Guardian'.

En un 19, 4 por ciento el tabaquismo está relacionado con los casos diagnosticados el año pasado en Gran Bretaña. La obesidad ocupa el segundo lugar con un 5,5 por ciento de los diagnósticos y el poco consumo de frutas y verduras en la dieta, así como el exceso de carne, sal y la falta de fibra posicionan a los hábitos alimenticios como un elemento clave para combatir la enfermedad.
En 2010 se comprobó que el consumo en exceso de alcohol fue la causa directa de los diagnósticos. El sedentarismo en el trabajo, también está en la lista de los factores dañinos, incluso la falta de ejercicio físico está contemplada. La sobreexposición a los rayos solares es un riesgo total, principalmente en los casos de cáncer de piel.

Los hombres son más vulnerables

El estilo de vida en la mayoría de los casos coloca a los hombres en desventaja. En el estudio casi la mitad de casos masculinos (45 por ciento) fueron diagnosticados mientras la población femenina se mantuvo en el 40 por ciento.
La falta de verduras incide más en los caballeros que en las damas. El alcohol y el tabaco, suelen castigar más a los varones.

La obesidad en cambio, significa para las mujeres un factor mayor de riesgo. Después de la menopausia es un foco de atención, sobre todo en casos de cáncer de mama, a los que también se suma a su aparición la decisión de dar o no el pecho a los hijos.
"Hemos dedicado mucho tiempo a introducir hábitos más saludables de vida para prevenir el cáncer. Lamentablemente el mensaje no está llegando a un número suficiente de personas", continúa Cliarán Devane, integrante de Macmillan Cancer Support.
"Nadie elige tener cáncer y sería un error responsabilizar a los pacientes por tomar decisiones equivocadas en su estilo de vida. Tiene que haber necesariamente un cambio cultural, para que la gente comprenda la importancia de factores como el ejercicio físico y una dieta sana", concluyó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada