domingo, 16 de agosto de 2015

Voluntarias del Hospital del Niño, 25 años de ardua labor por los pequeños pacientes


Alonso Marín
Rosalía Veliz Becerra, de 57 años, se muestra sonriente mientras camina por los pabellones del Hospital del Niño. Es en este centro donde ha pasado los últimos 25 años de su vida, aunque no como paciente. Ella es una de las tantas voluntarias que ayudan en el cuidado de los niños internos.
“Cada día comenzamos nuestra labor a las 7 u 8 de la mañana. Repartimos desayunos, ayudamos a las personas en los consultorios, atendemos en una cafetería y demás acciones para colaborar”, asegura.

El último domingo, las voluntarias realizaron un pequeño show artístico y un compartir con cientos de pequeños, en una antesala al Día del Niño, que se celebra este domingo. Fue en ese panorama, mientras los observaba jugar, cuando Rosalía afirmó que su único deseo es “servir a los niños”.
Pero ella es solo una de las 240 mujeres que trabajan en la Asociación de Voluntariado del Instituto Nacional de Salud del Niño (AVOLDINSN), grupo que cumplirá 26 años de creado en noviembre próximo.
La labor es complicada pero las llamadas ‘Damas de rojo’, no dudan en brindar lo mejor de sí para contribuir, al menos un poco, en el tratamiento de los pequeños. “Mi motivación principal es servir, es la razón por la que postulé al voluntariado y por la que todavía me mantengo”, sentencia Rosalía, con una inmensa sonrisa en el rostro.


Ardua labor

“Cada día vienen en promedio entre 30 y 40 voluntarias y el horario de trabajo es de 8.00 a.m. a 1.00 p.m., aunque claro muchas llegan antes”, detalla Bertha Smith de Alfaro, de 65 años, la presidenta de la asociación.
Y es que la cantidad de pequeños que necesitan atención es inmensa. Calculan que atienden a cerca de 500 niños a diario, reparten unos 12 000 desayunos mensuales y una cantidad similar de pañales a los pacientes internos.
“Hemos crecido mucho, tenemos una coordinadora diaria y, si una persona desea formar parte del voluntariado puede postular, pasar por una evaluación y así poder ayudar en el hospital”, aseguró.

Un nuevo sueño

Según Smith de Alfaro, cerca de 70 de los niños que atienden a diario provienen de provincias. Es por ello que tienen un nuevo objetivo por el que trabajan arduamente cada día: la creación de un albergue.
“Es nuestro sueño. Muchas familias que llegan acá necesitan un lugar donde estar para permanecer cerca de sus niños pero carecen de los recursos para alquilar uno”, lamenta.
Los fondos de empresas solidarias que apoyan en las actividades del voluntariado la anima para creer que es posible. Si bien el hospital cuenta con uno, cerca al nosocomio, queda corto pues el espacio solo puede acoger unas 30 o 40 personas.

“Siempre hay espacio”

Por el momento continuarán con su ardua labor en el hospital, aunque también afirman que cada ayuda es bienvenida y, quien desee postular, puede hacerlo comunicándose con ellas vía su Facebook o al teléfono de la asociación: 424-8633.
“Aquellas que se animen pasan por una prueba de 3 a 6 meses en la que conocen el trabajo. Reciben una corbata roja, que es de apoyo al voluntariado, y luego, cuando ingresan, se le entrega uno a cuadros, que las oficializa”, agregó Smith de Alfaro, sonriente.

http://larepublica.pe/sociedad/398573-voluntarias-del-hospital-del-nino-25-anos-de-ardua-labor-por-los-pequenos-pacientes 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada