domingo, 16 de agosto de 2015

“Essalud posee una cobertura que ninguna aseguradora privada tiene”

La seguridad social acaba de cumplir 79 años de vida. Su actual presidenta, Virginia Baffigo, inició su trabajo en el 2012  afrontando graves embalses en consultas y operaciones; sin embargo, la implementación de diversos programas ha permitido cubrir paulatinamente el número de cirugías y atenciones especializadas, así como mantener el abastecimiento de medicinas al 97% en todo el país, según sostiene ella. No obstante, la falta de infraestructura hospitalaria, equipamiento y mayor número de médicos especialistas a nivel nacional sigue siendo un reto grande por superar. Ante la reciente ley que exonera de  descuentos a las gratificaciones, Essalud empleará algunas estrategias para asegurar los recursos en la institución. Aquí lo explica.
 
Son reconocibles los esfuerzos de Essalud por mejorar los servicios; sin embargo, persiste el hacinamiento en grandes hospitales como Almenara, Regabliati o Sabogal. ¿Qué estrategia tiene su sector para aliviar la sobrecarga de pacientes?
A lo largo de este tiempo los hospitales Almenara, Grau y Sabogal han recibido mejoras importantes. En el caso del Almenara, inauguramos en el 2013 la nueva torre de emergencia con más camas de observación. También hemos descongestionado el servicio de emergencia del Hospital Grau con el traslado de consultorios a otra sede. En el Sabogal también inauguramos la ampliación de la unidad de emergencia en el 2013 y se duplicó la capacidad. 
 
¿Se van a seguir construyendo nuevos nosocomios?
Este año se está ejecutando un ambicioso proyecto de expansión hospitalaria que significa una inversión de más de 4 mil millones de soles. Serán cuatro hospitales en Lima, entre ellos el Hospital Vitarte, el Hospital Señor de la Divina Misericordia (Jesús María) que será el primer nosocomio de cuidados paliativos para adultos mayores; el nuevo Hospital Grau y el Hospital de San Juan de Miraflores.
 
¿Cuál será la ventaja de contar con un primer hospital de cuidados paliativos en Jesús María?
Hoy el Hospital Rebagliati posee el 30% de camas ocupadas con personas que tienen larga estancia. Lo que necesitamos es dinamizar el movimiento de las camas. En el edificio de la sede central de Essalud adecuaremos el hospital de cuidados paliativos. ¿Esto qué significa? Que los pacientes que están en estadio final de su enfermedad tendrán un lugar apropiado para atender sus necesidades básicamente afectivas en compañía de sus familiares. Esto permitirá desocupar las camas de los hospitales de tercer nivel de atención donde se deben tratar básicamente cuadros agudos recuperables. 
 
Uno de los principales problemas que atraviesa el sector Salud es la falta de médicos especialistas. ¿Qué medidas viene tomando su sector al respecto?
A lo largo de este tiempo hemos contratado a más de 1.000 médicos generales y médicos especialistas. Somos una institución formadora de médicos especialistas gracias al programa de residentado médico. En el pasado había un deficiente equilibrio entre la necesidad de los pacientes y la oferta de especialistas. Entonces la única manera de reducir esa distorsión es preparando a una mayor cantidad de médicos.
 
¿Cuántos médicos tiene Essalud a la fecha?
Tenemos un poco menos de 10 mil médicos y necesitaríamos por los menos 17 mil o 18 mil. Cada año tenemos que seguir incorporando. Cada hospital que se construye tiene su dotación de personal médico.
 
El número de usuarios de Essalud crece cada año. ¿Cómo satisfacer toda esta demanda?
En 15 años va a haber un momento en que la población asegurada va a permanecer estable porque el registro de crecimiento demográfico está reduciéndose cada vez más y porque el grado de formalización habrá llegado a su punto máximo. Entonces va a ser más manejable (la atención). Hasta que eso suceda hay dos formas  de acortar el déficit hospitalario: construyendo más hospitales o utilizando los servicios de terceros que puede ser a través de los convenios con el Minsa o clínicas privadas, de tal manera que sea un sistema interactivo.
 
¿Es el cáncer la enfermedad que más inversión demanda  en el seguro social?
Es una de las más costosas, pero la insuficiencia renal crónica terminal es aquella que nos demanda también un esfuerzo financiero muy grande. Estamos trabajando el tema de la prevención para que los casos sean detectados a tiempo. Cada año hacemos más mamografías, más Papanicolau; en el 2013, entre los dos exámenes hemos llegado a 800 mil personas. De esta cifra, detectamos 200 mil casos nuevos de cáncer de mama y cuello uterino. 
 
El Congreso aprobó hace poco la ley que exonera de forma permanente los descuentos a las gratificaciones. ¿Cuál será su consecuencia en el futuro?
La sostenibilidad financiera del seguro social es importante para poder proveer a los usuarios de todos los servicios que requieren para salvar sus vidas. Con la ley dejamos de percibir 900 millones de soles al año. Para recuperarnos hay líneas de trabajo que están a nuestro alcance. Por ejemplo, se ha publicado recientemente el nuevo reglamento que rige la política de recuperación de deuda.
 
¿En qué consiste?
Las deudas son un aspecto que podrían proveernos de algunos recursos, ciertamente no reemplaza totalmente lo que dejamos de percibir. Consiste en que las personas naturales o jurídicas puedan acogerse a un plan de fraccionamiento de deuda con facilidades para pagar; pero también hemos decidido utilizar una central de riesgo crediticio para que los deudores puedan estar en un registro como Infocorp. En cinco años buscamos recuperar 160 millones de soles.
 
¿Solo las empresas son deudoras?
Sí, pero también hay personas naturales. La deuda se origina cuando una persona natural que no es asegurada se atiende por emergencia y nosotros por ley debemos atenderlo. Posteriormente, una vez que se requieren mayores prestaciones para su recuperación, la persona se sigue quedando con nosotros y entonces se genera una deuda que en la mayoría de casos no es pagada. En el caso de personas jurídicas, resulta que la empresa no está al día y sus empleados usan el servicio generalmente por emergencia. 
 
¿No son suficientes las aportaciones mensuales que hacen las empresas por cada trabajador para asegurar el financiamiento de Essalud?
El seguro social, por tratarse de un régimen contributivo, tiene sus ingresos a partir del 9% del salario de cada trabajador. Algunos tienen remuneraciones de 10 mil soles, otros de  900 soles. No importa que el  empleador aporte 90 mensual o 900 porque la cobertura es para todos por igual. 
 
No todos los afiliados a Essalud se atienden en sus hospitales.
El 60% de nuestros afiliados utilizan de manera permanente nuestros servicios. Y hay un 40% que no lo usan frecuentemente, pero que ante un accidente o enfermedad costosa sí lo usan. Essalud posee una cobertura total que ninguna aseguradora privada tiene.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada