domingo, 23 de agosto de 2015

Especialistas explican cómo amamantar correctamente a tu bebé

Lima, ago. 20. La reducida producción de leche materna o hipogalactia es uno de los principales motivos por lo que muchas madres recurren a fórmulas lácteas y, en muchos casos, este problema puede deberse a problemas hormonales en la madre.

Según explicó el doctor Alberto Quintanilla, médico endocrinólogo del Seguro Social de Salud (EsSalud), algunas alteraciones en la glándula hipófisis bloquean la producción de prolactina, que es la hormona encargada de la producción de la leche materna.

“Durante las primeras etapas de la lactancia, la cantidad de prolactina es proporcional a la estimulación del pezón. La prolactina se libera de la hipófisis anterior. Si existe alguna alternación hormonal, se bloquea la prolactina y, por lo tanto, la producción de leche materna es escasa o nula”, explicó.

El galeno también indicó que la alteración en la producción de leche materna ocurre con más frecuencia en las mujeres que tienen sangrado excesivo durante el parto y como resultado no producen leche materna y no pueden amamantar a sus bebés.

Asimismo, indicó que también existe un gran porcentaje de madres que no producen leche materna debido a una mala técnica de lactancia. “La producción de leche obedece a la estimulación que hace el bebé del pezón. Si el bebé no succiona adecuadamente, no existe tal estímulo y no se produce la leche necesaria para satisfacer las necesidades del bebé”, refirió


Cómo amamantar correctamente a tu bebé:

Una mala técnica de amamantamiento se puede corregir y con ello garantizar la producción necesaria de leche y la comodidad tanto de la madre como su bebé.

1.         La madre se sienta cómoda, con la espalda apoyada e idealmente un cojín sobre su falda, apoya la cabeza del niño sobre el ángulo del codo. Sostiene la mama con los dedos en forma de “C”.

2.         La madre utiliza sus dedos índice y pulgar para estimular el reflejo de apertura e introduce el pezón y la areola a la boca del niño.

3.         El niño está frente a la madre; abdomen con abdomen, quedando la oreja, hombro y cadera del niño en una misma línea. Los labios están abiertos, cubriendo toda la areola.

No debe haber doler

Si nota que el bebé comprime el pezón, no masajea la areola, sale poca leche y se duerme o llora, la lactancia no se está realizando de manera correcta y la madre siente dolor lo que dificulta la eyección de la leche y el pezón sale aplastado después de la mamada. 

Esto se corrige retirando el niño del pecho, y poniéndolo luego de que abra bien la boca, e introduciendo pezón y areola dentro de la boca.

Para retirar al niño del pecho se introduce el dedo índice dentro de la boca, entre las encías del niño de manera que muerda el dedo y no el pezón al salir.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada