sábado, 29 de junio de 2013

Reforma de salud, ¿alcanzará para curar al enfermo grave?

Lo cuestionan. Federación Médica señala que los cambios planteados por el Ministerio de Salud no tendrán buenos resultados porque no se está incluyendo a todo el sector. Informe de la Defensoría del Pueblo hace un diagnóstico de la gravedad del sistema y la falta de recursos para paliar la crisis.
 
Juan Luis Silvera Quispe.
Arequipa. 

Ser atendido en un hospital a veces resulta un suplicio que la enfermedad misma. Los nosocomios públicos son abarrotados a diario por casi mil 500 pacientes que no consiguen una cita médica, según las cifras de la Federación Médica. En algunos casos deben esperar hasta tres meses. Un informe de la Defensoría del Pueblo hace un diagnóstico  de la pésima atención en EsSalud. En octubre de 2012, las colas para la obtención de citas eran en promedio de 60 a 65 pacientes por ventanilla, para obtener una cita se demoran en promedio 45 días. En ese mes había 9,071 cirugías embalsadas.
En hospitales del Ministerio de Salud el instrumental médico data de hace 50 años y la mayoría es considerado obsoleto. Además hay un déficit logístico y de personal. Ninguna región del país es una excepción a esta realidad. 

Para dar solución al problema, el Ministerio de Salud (Minsa) planteó un plan de reforma, cuya propuesta  apunta a mejorar la atención del paciente y las condiciones laborales de los médicos y personal asistencial. Por ello el Ejecutivo ha pedido facultades extraordinarias al Congreso para legislar.
El proyecto busca homologar el sueldo de los galenos, también crear una entidad adscrita al Minsa para que supervise los logros de cada nosocomio y reestructurar el sistema administrativo considerado obsoleto. 
"Esto no es una novedad, cada gobierno plantea lo mismo y nunca cumple", advierte el presidente de la Federación Médica del Hospital General Honorio Delgado, René Flores Figueroa. 
Según el galeno, una verdadera reforma debe incluir la opinión de los pacientes, un cambio en el modelo asistencial, además de integrar las políticas de recursos humanos y financieros. Las mejoras que se requieren, asegura Flores, deben efectuarse con la participación de especialistas y no solo con "las autoridades elegidas a dedo", como se hace ahora. Agrega que parte medular de este proyecto debe ser aplicar las contraprestaciones. 
"Si una persona se enferma en cualquier lugar del Perú, debe ser atendido en centros del Minsa o EsSalud sin restricciones de por medio", explica. 

El director del nosocomio, Edwin Bengoa, agrega que la reforma recogerá todos estos cambios, pero que aún está en proceso de elaboración. "En Arequipa se trabaja una reestructuración para efectivizarla con políticas claras", detalló.  
Lo cierto es que el sector Salud atraviesa por una crisis preocupante que no es abordada con eficacia por los gobiernos de turno. Según el último informe de la Defensoría del Pueblo, el Perú invierte en salud 269 dólares al año por cada ciudadano. Ocupa uno de los últimos lugares en Latinoamérica (ver infografía).
El informe detalla que la mortalidad materna y la desnutrición infantil (12% en promedio) siguen siendo los principales problemas de la salud pública.  
En 2010, el Gobierno invirtió tres mil millones de soles para mejorar la infraestructura y el equipamiento de los hospitales. Sin embargo, no hubo cambios notables. Para este año se inyectará 150 millones de soles mediante 25 gobiernos regionales para mejorar el equipamiento.

La realidad de la salud en el Perú 

En el último informe del Minsa (2006) se registró a 139 hospitales y ocho institutos especializados: muchos establecimientos tenían la condición de hospitales sin contar con las características necesarias.  
Asimismo, el 23% de nosocomios tenía una antigüedad entre los 51 y 100 años; mientras que solo el 37% tenía una antigüedad no mayor a los 25 años. El 40% de nosocomios databa de hace 26 y 50 años. 
El aspecto logístico también tuvo resultados deprimentes en la evaluación: el 59% se encontraba operativo y el 39% requería ser reemplazado con urgencia, mientras el 8% necesitaba ser reparado.  
Peor aún, el 42% del servicio quirúrgico se concentraba en Lima, mientras el resto se divide en provincias. Se estima que en muchos distritos del Perú existe un médico para atender a más de mil pacientes.  
La problemática es más preocupante en distritos y poblados del Ande, donde solo cuentan con postas médicas y no se tiene a personal médico adecuado. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada