sábado, 27 de abril de 2013

¿Comer frituras puede aumentar el riesgo de cáncer?

¿Quién se resiste a unas crocantes papas fritas o una rica parrilla? Seguramente muy pocos; sin embargo, pocos también son los que saben que este aparentemente inofensivo alimento contiene una sustancia cancerígena llamada acrilamida que se presenta en la cocción de alimentos ricos en almidón (carbohidratos) a altas temperaturas.
Según explicó la nutricionista Slovenia Ulloa Acuña de la Universidad Femenina del Sagrado Corazón (UNIFE), la acrilamida está relacionada con la producción de cáncer, daños a nivel neuronal e inclusive con infertilidad masculina.

Este componente reacciona cuando los alimentos son calentados a más de 180ºC; esta temperatura se puede alcanzar en frituras, horneados y parrilladas.
Esta sustancia no solo eleva el riesgo de desarrollar cáncer, también bloquea las arterias y aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares. “Las mujeres con los niveles más altos de grasas trans tienen el doble de probabilidades de sufrir cáncer mamario, comparadas con las que tienen niveles menores”, enfatizó.

Se requiere más control sobre este problema

Para Slovenia Ulloa existen evaluaciones de supervisión de calidad en locales de comida rápida, donde se realiza una evaluación química de los productos para saber cuánto de acrilamida están produciendo por alimentos.
Pero lamentablemente hay muchos vendedores informales que expenden estos productos sin ningún tipo de fiscalización, como son las salchipapas, alistas brosters, entre otros.
“Muchos desconocen los efectos tóxicos sobre el sistema nervioso humano y sobre los órganos sexuales masculinos, después de dosis ingeridas de acrilamida en alimentos cuando son mayores de cuatro a cinco de la ingesta diaria permitida, se estima que se puede consumir de( 0.001mg/ kg de peso corporal por día, proveniente de alimentos)”, agregó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada