jueves, 3 de enero de 2013

Tuberculosis, extension

Estimados "Aseguramiento Universal de Salud - Perú",

He leído atentamente vuestra entrada publicada hoy utilizando la información publicada el 16 de diciembre en el diario El Comercio (El Perú es el segundo país de América con más casos de tuberculosis). La edición digital de El Comercio que ustedes han tomado no contiene tres párrafos que sí aparecen en la versión impresa. Me permito sugerirles que incluyan también esos párrafos, pues son importantes para entender el real sentido del artículo. Para ello les adjunto al final de este mensaje los párrafos faltantes y la imagen digital de la versión impresa.

Aprovecho para felicitarlos por la inclusión de los videos de Telesur, que son muy relevantes.

 Saludos, Jhon Carmona

-------------------------------- --------------------------------

Es cierto que Chile no tiene esas características y que en el Perú el MINSA no tiene un rol importante en la reforma del transporte o del planeamiento urbano, pero lo que Chile hace bien y el Perú hace mal es la detección de los casos. Y detectar a tiempo es el factor más importante para reducir la transmisión. Más allá de ello, aquí, a diferencia de lo que ocurre en Chile, no hay una conducción clara de la lucha contra la TBC. Si hubiese alguna autoridad política nombrada claramente como responsable del control de la TBC, hace tiempo que hubiésemos superado a Chile.

 El triunfo deseado en La Haya no puede distraernos de lo más importante en que debemos ganarle a Chile, una victoria que depende sólo de nosotros y de la decisión política de enfrentar con realismo y eficiencia esta terrible enfermedad. ………………………………..


PERSONAL EN PELIGRO

Según el MINSA, solo en lo que va del 2012, más de 200 profesionales de la salud (médicos y enfermeras) contrajeron tuberculosis en los hospitales donde laboran. La bonanza de las últimas décadas no puede ser como la prosperidad falaz del guano y del salitre. Aquella alimentó los intereses expansionistas de Chile que derivaron en la guerra de 1879, y nos dejó algunos ferrocarriles hoy de poco uso en cuya construcción murieron –solo en la sierra- 7 mil obreros, por la verruga de La Oroya.
Daniel A. Carrión se convirtió en mártir de la medicina peruana al entregar su propia vida a las investigaciones que realizaba sobre esa enfermedad. Hoy, 125 años más tarde, los mártires de la medicina son anónimos, pero mucho más numerosos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada