domingo, 14 de octubre de 2012

Baja productividad laboral por problemas de salud mental hace perder a Perú US$ 5,000 mllns.

Lima, oct. 10 (ANDINA). Perú pierde anualmente 5,000 millones de dólares por la baja productividad de los trabajadores afectados por problemas neuropsiquiátricos como la depresión, mal de salud mental que debe ser tratado por especialistas.
 
Foto: ANDINA/Juan Carlos Guzmán.
Foto: ANDINA/Juan Carlos Guzmán.
La directora de Salud Mental del Ministerio de Salud, Gloria Cueva, explicó que la cifra corresponde a una revisión del Estudio de Carga de Enfermedad, hecha recientemente por la Unidad de Generación de Vivencias en Salud del Instituto Nacional de Salud.
Señaló que la depresión es el problema de salud mental más común y frecuente que se caracteriza no sólo por la tristeza que embarga a la persona afectada, sino por el desánimo, por esa pérdida de gusto por la vida.
“Una persona deprimida tiene problemas de sueño y apetito, y el desánimo que la embarga interfiere con su funcionalidad, no le permite trabajar o estudiar ni tener una convivencia sana con su familia y sufre”, comentó a la Agencia Andina.

Todo esto, según señaló la especialista, deviene en una baja en la productividad, pues amanece cansado y muchas veces está tan mal que no va a trabajar porque el cuerpo no le responde. Se encierra a cavilar en sus preocupaciones, llega tarde al trabajo y tiene problemas o simplemente deja de trabajar 
“Y si va a trabajar lo hace a duras penas, marca su ingreso, hace lo mínimo que puede y marca su salida con el mismo desánimo. Todo eso sumado producirá un efecto económico importante para el desarrollo”, anotó.

Si se prolonga por más de dos semanas, hay que buscar ayuda

Cueva advirtió, sin embargo, que es necesario saber diferenciar lo que es una tristeza pasajera de un estado de ánimo permanente, que no le permite al afectado funcionar y desenvolverse adecuadamente.
“Si esa sensación de decaimiento y pena se prolonga por más de dos semanas y es un sentimiento que agobia y no lo deja funcionar, lo más adecuado es buscar ayuda psicológica y médica”, aconsejó.
Señaló que los médicos sabrán recetar los fármacos adecuados para restablecer a la persona, mientras que la ayuda psicológica o consejería permitirá que se sienta acompañado en su proceso de recuperación.

La especialista atribuyó la depresión a diversos factores no resueltos que, de no tratarse, hacen que el problema se vuelva crónico y en algunos casos la persona llegue hasta la autoeliminación.
“Los factores que contribuyen a un cuadro de depresión son muchos. Uno puede pensar que se debe al último episodio que recuerda y que eso rebasó el vaso, pero en realidad son muchas cosas acumuladas”, precisó.

Tras anotar que por lo menos el 30 por ciento de la población del país ha tenido en algún momento de su vida un problema de salud mental, Cueva indicó que la mayoría de las personas no le da importancia al tema porque existe un estigma de que la persona con una enfermedad de ese tipo es un paciente psicótico o algo así.
“La salud mental es el bienestar que siente cada uno con su propia vida y hacia los demás”, aseveró.
La funcionaria admitió que hay una brecha muy grande en la atención de estos problemas y que el 80 por ciento de las personas que necesitan ayuda no la obtienen, tanto porque no la buscan como porque no hay oferta de servicios médicos.

Módulos de atención

Por esa razón, dijo, lo que se ha pensado es brindar ese tipo de servicios en el primer nivel de atención: los centros de salud.
Agregó que a nivel nacional existen 170 módulos de salud mental y adicciones, y que en Lima se encuentran ubicados siete de ellos; pero que lo ideal es implementar este servicio en los 747 establecimientos del ministerio.
Dijo, finalmente, que en estos módulos repartidos en todo el territorio nacional se atendieron 300,000 consultas sólo en el primer semestre de este año, “lo que significa que hay demanda”.

Hoy el Ministerio de Salud realizó una campaña informativa y de prevención de la salud mental en el Circuito Mágico del Agua, dirigida a escolares, al conmemorarse el Día Mundial de la Salud Mental.
Los siete módulos en Lima están ubicados en los centros de salud de Villacampa, Rímac; México, en la urbanización Condevilla, en San Martín de Porres; Carlos Cueto Fernandini, en Los Olivos, y Max Arias Schereiber, en La Victoria.
También, en el centro médico San Luis en el distrito del mismo nombre y en el centro médico Conde de la Vega, en el Cercado de Lima.

(FIN) ART/RRC
GRM

Andina

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada