domingo, 8 de enero de 2012

Obesidad: Un mal que acecha a los más pequeños del hogar

Tu abuela –o mamá- se equivoca. Estar subido de peso, ‘robusto’ o ‘gordito’ como algunos aún dicen con alegría, no es vivir sano. En Perú, estudios demuestran que en los últimos años el número de menores con sobrepeso u obesidad aumentó. De persistir esto ¿Qué les espera a los futuros ciudadanos? A continuación, un acercamiento al mal que mata de a pocos.

Por Alfonso Rivadeneyra García

“Haremos los esfuerzos que sean necesarios para que se alcance en todo el sistema educativo la jornada de 8 horas de estudio e incentivar la cultura del deporte y la recreación (…) como respuesta al alarmante dato que más de un tercio de alumnos en las grandes ciudades del Perú corren riesgo de obesidad” – Ollanta Humala, discurso de asunción al mando en 28 de julio del 2011.

Lo dicho por el jefe de Estado no está lejos de la realidad. Para quienes viven en el Perú urbano, el porcentaje de sobrepeso en niños y niñas (5 a 9 años) es del 18.1%, mientras que el de obesidad llega al 12%; esto según la Encuesta Nacional de Hogares – Componente Nutricional (ENAHO - CENAN) de julio del 2009 a junio del 2010. En todo el país, los porcentajes son de 15.5 y 8.9 para sobrepeso y obesidad.

¿ES LO MISMO OBESIDAD QUE SOBREPESO?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el sobrepeso y la obesidad son una acumulación anormal o en exceso de grasa que perjudica la salud. Precisar alguna de estas condiciones requiere un índice de masa corporal (IMC), que es un indicador de la relación entre talla y peso del paciente.

“Sobrepeso es un indicador que, de alguna manera, estamos un poquito pesando más de lo normal. Obesidad ya es una patología que debemos de alguna manera controlar. Existe una diferencia significativa”, sostuvo el doctor José Sánchez, magister en nutrición y miembro de la Dirección Ejecutiva de Vigilancia Alimentaria y Nutricional del Instituto Nacional de Salud (INS).

El especialista relató a La República que en todo el mundo se observa a menores de edad aumentar de peso y sufrir las consecuencias de ello. “Estar en sobrepeso u obesidad lo puede tender a que tenga un aumento de células (grasa) y que en un futuro, cuando sea joven o adulto” será más difícil “que disminuya su peso”.

¿LA OBESIDAD ES UNA EPIDEMIA?

“Sí, y me atrevería a decir que estamos en una pandemia, porque afecta a muchos países”. Así se pronunció Tania López, doctora responsable de Vigilancia Epidemiológica de diabetes del Ministerio de Salud.

La salubrista enfatizó que de cada 10 menores de edad obesos, ocho seguirán con la misma característica cuando tengan 35 años. Además, agregó, si a los 18 años la persona continúa con obesidad, las probabilidades de permanecer igual en el futuro se cuadruplican. Y a mayor edad, la complejidad para poner fin a la grasa aumenta.

Esta epidemia se origina tanto por no llevar una adecuada alimentación como por dejar de un lado la actividad física. Como el doctor Sánchez dijo, puede haber un factor hereditario, pero ingerir alimentos con muchos carbohidratos –presentes en alimentos procesados como panes, panetones, galletas, cereales, golosinas en general y cereales como el arroz, etc.- hace que el cuerpo acumule grasas y se origine obesidad.

Caso aparte es la comida rápida, por lo general hamburguesas, pollo frito, papas fritas, salchipapa y todo lo que tenga abundante grasa. No ponemos en duda que son deliciosos, pero consumirlos sin moderación es masoquismo.

ACTIVIDAD FÍSICA VS SEDENTARISMO

Según la encuesta Global de Salud Escolar 2010, llevada a cabo en 50 colegios en 16 regiones del país, el 28.6% de estudiantes prefiere no moverse de su asiento en lugar de hacer deporte. ¿Por qué? El internet y los videojuegos les son más atractivos.

Esto no debe sorprendernos, pues el mismo ministerio informó que el 90% de la población peruana no tiene incorporada a su rutina el hacer ejercicios. Además, el 10.7% tiene hábitos alimenticios negativos.

Como cereza del pastel, el curso de educación física en nuestro país es de dos horas semanales (en secundaria), cuando la Organización Panamericana de la Salud (OPS) recomienda elevarlo a cinco horas.

“Antes para ir hacer una tarea íbamos a la biblioteca, caminábamos tres o cuatro cuadras, etc. Actualmente ya no hay eso, hay internet (…) no digo que la tecnología sea mala, pero debemos promover la actividad física”, sostuvo la doctora López.

EL PESO DE LA CAPITAL

Si bien el exceso de peso afecta a todo nivel socioeconómico, aún existe una relación directa entre este mal y el nivel económico y el lugar de residencia. Los datos del Monitoreo Nacional de Indicadores Nutricionales (MONIN) de noviembre del 2007 a marzo del 2010 lo comprueban.

Así, entre el 2007 y 2010 niños de Lima Metropolitana tuvieron prevalencia de obesidad y sobrepeso en un 10.1%. Para todo el país, 6.9% es la cifra. En 1984, el porcentaje fue del 4%.

El mismo estudio indica que los menores con familia de menores ingresos económicos  muestran un 2.9% de prevalencia de obesidad, a diferencia de los que tienen más ingresos, cuya prevalencia es del 11.9%.

Pero esto no es todo. Emilio Cabello, médico endocrinólogo y pediatra del hospital Cayetano Heredia, reveló detalles de una serie de estudios realizados en el distrito limeño de San Martín de Porres, en alumnos de 6 a 17 años. De acuerdo a sus cifras, el 20% de escolares de colegios privados tiene sobrepeso y el 15% obesidad, mientras que en colegios estatales el 14% tiene sobrepeso y un 7% obesidad. Esto, para el especialista, es una “diferencia significativa".

La Republica

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada